¿Qué NO es aromaterapia?

aromaterapia
En el mercado abundan productores que publicitan sus productos como de aromaterapia que mal usan el término para publicitar sus productos, lo que provoca una confusión o directamente un engaño a sus clientes.

Como sabemos, la aromaterapia hace uso de las diferentes propiedades de los aceites esenciales, los cuales se extraen de diferentes partes de plantas aromáticas. Los aceites esenciales tienen diversos efectos tanto a nivel físico, como emocional, psicológico y energético sobre nosotros.

Los efectos psicológicos y emocionales que nos producen los aceites esenciales son a través de los aromas de éstos. Al inhalarlos, nuestro cuerpo tiene tres respuestas diferentes a éstos aromas:

  1. Señales del nervio olfativo: Captamos las características del aroma: ¿dulce? ¿cítrico? ¿floral?… ¿me gusta? ¿no me gusta?, etc.
  2. Respuesta emocional: El olfato al estar directamente conectado al sistema límbico permite que nuestra experiencia con los aromas nos conecte rápidamente con diferentes recuerdos y experiencias pasadas, las cuales pueden ser agradables o no.
  3. Respuesta biológica: Los diversos componentes que posee un aceite esencial, pasan a través de la nariz, directamente a nuestro cerebro, y también a nuestros pulmones. De ésta forma, los componentes de los aceites esenciales estarán presentes en nuestro torrente sanguíneo de forma muy rápida y con alta disponibilidad (cerca de un 70%). Además, las pequeñas moléculas de los aceites esenciales logran traspasar la llamada barrera hematoencefálica, lo que significa que al inhalar un aceite esencial, éste tendrá un efecto directo en nuestro cerebro.

Por otra parte, los aceites esenciales poseen un poderoso efecto en nuestro cuerpo lo que nos permite usarlos para diversos objetivos: tratar acné, celulitis, dolores musculares, cutis mixto/graso, salud del cabello, entre muchos otros. Los diferentes compuestos de los complejos aceites esenciales actúan a nivel físico.

En ese sentido, ¿es lo mismo usar aromas sintéticos? Bueno, no… pero, ¿por qué?.

La respuesta biológica que tenemos frente a algún aroma que olemos, depende de los componentes de dicho aroma. Los aceites esenciales son extractos naturales altamente complejos que poseen una combinación única de diferentes constituyentes químicos que determinan tanto su aroma como propiedades terapéuticas. Si miramos los componentes de un sólo aceite esencial, nos encontraremos con cientos de diferentes constituyentes, cada uno en proporciones distintas. En laboratorio, ésta complejidad no puede ser imitada ya que sería imposible reproducir cada uno de los numerosos pequeños compuestos que contribuyen a ésta mezcla especial que conforma el aceite esencial. Además de ésto, la parte energética de la planta estaría ausente… o sea, se trataría de una imitación sin vida.

En el mercado abundan productores que publicitan sus productos como de aromaterapia. Ésto pasa tanto en grandes marcas como en pequeños productores, que sin saberlo o con conocimiento, mal usan el término aromaterapia para publicitar sus productos, lo que provoca una confusión o directamente un engaño a sus clientes.

Los aceites esenciales son ingredientes activos altamente concentrados y poderosos, que, al contrario de lo que muchos piensan, no se utilizan sólo por sus aromas, si no, más bien, por sus potentes y eficaces propiedades sobre nuestro cuerpo y emociones. Por ésta razón, no es lo mismo utilizar un aroma sintético ya que éste tipo de compuesto no corresponde a un ingrediente activo, si no, que sólo agrega aroma al producto final. Por otra parte, existen diversas investigaciones que sugieren que éste tipo de compuesto puede alterar nuestro sistema endocrino, puede contribuir al desarrollo del cáncer, puede dañar el ADN de los espermatozoides, limita la capacidad pulmonar, son alergénos e irritantes. Además, se acumulan en el medio ambiente y seres vivos (son altamente persistentes). Es decir, además de no poseer propiedades benéficas, los aromas sintéticos pueden ser peligrosos.

Entonces, ¿Qué NO es aromaterapia?

No es aromaterapia el uso de aromas sintéticos o parcialmente sintéticos de ningún tipo en ningún producto para el bienestar físico, psicológico, emocional o energético. Tampoco es el uso de plantas, frescas o secas, en la elaboración de productos, ni tinturas madres ni macerados.

¿Qué SÍ es aromaterapia?

Sí es aromaterapia el uso de aromas naturales altamente complejos, concentrados y volátiles, extraídos de plantas aromáticas, llamados aceites esenciales, para elaborar productos para el bienestar físico, psicológico, emocional o energético.