Bella y versátil lavanda

De todos los aceites esenciales, quizás el más versátil es el de lavanda (Lavandula angustifolia) debido a la diversidad de propiedades que posee. Algunas de ellas son: analgésico, antidepresivo, antiséptico, bactericida, descongestionante, repelente de insectos, sedativo… por nombrar algunas.

La lavanda es un arbusto aromático perenne que es nativo del Mediterráneo. Existen cerca de 30 especies de lavanda, pero las más conocidas son:

  • Lavandula angustifolia o lavanda verdadera
  • Lavandula latifolia, también conocida como lavanda espica, espliego macho o aspic
  • Lavandula x intermedia o lavandin, es un híbrido entre la lavanda verdadera y espica
  • Lavandula stoechas o lavanda francesa

En general, cuando nombramos a la lavanda, nos referimos a la lavanda verdadera. Las cuatro especies que nombro arriba, poseen aromas diferentes y propiedades diferentes (aunque comparten algunas).

El aroma del aceite esencial de lavanda es una mezcla muy interesante entre herbal y floral, dulce y refrescante. Se obtiene por la destilación al vapor de las sumidades floridas de la planta, ojalá cuando sus flores están completamente desarrolladas.

René Maurice Gattefossé observó los maravillosos efectos curativos del aceite esencial de lavanda al sufrir una quemadura en su mano en un accidente de laboratorio, lo que lo llevó a seguir investigando los aceites esenciales con mayor profundidad, y de dónde proviene el término aromaterapia. Éste hermoso aceite esencial es la vez antiséptico, analgésico y regenerador celular, lo que lo hace una excelente opción para tratar quemaduras.

También es muy buena opción para tratar los cólicos pre-menstruales. En éste caso se puede utilizar un aceite de masaje para masajear la zona y aliviar la hinchazón y dolor. (Puedes encontrar la receta en el ebook gratuito Recetas de Aromaterapia para Mujeres).

Por otro lado, podemos usar el aceite esencial de lavanda para aliviar resfríos , bronquitis, infecciones a la garganta y sinusitis.

Sobre el sistema nervioso, la lavanda posee un efecto armonizante. Puede ejercer una acción estimulante o sedativa, dependiendo de las necesidades personales. Actuará como sedante en condiciones  de agitación y cansancio mental y emocional, calmando la mente, armonizando sentimientos y aliviando el miedo, mientras que revive el espíritu de quien se siente agotado y deprimido emocionalmente. En el ebook Maneja tu Estrés con Aromaterapia, vemos la forma de utilizar éste aceite esencial para el sistema nervioso.

Éste aceite esencial es uno de los pocos que son completamente seguros de usar en bebés y niños pequeños (respetando siempre las dosis seguras según la edad).