Aromaterapia sustentable

aromaterapia
Es importante que quienes trabajamos con materia prima vegetal seamos responsables con su uso.

La planta aromática crea el aceite esencial en pequeñas estructuras en hojas, flores y otras partes de la planta, llamadas células secretoras. A veces, éstas estructuras sobresalen de la superficie de la planta. El proceso de la creación del aceite esencial en la planta, es complejo, y requiere de varias enzimas ya que cientos de diferentes componentes químicos deben ser sintetizados.

Tanto la cantidad como calidad de los aceites esenciales presentes en la planta están constantemente cambiando durante el día, tiempo del año, madurez de la planta, clima, entre otros factores. Por lo tanto, existe un tiempo óptimo para cosechar las plantas para extraer sus aceites esenciales.

La cosecha puede ser hecha a mano, o bien, con el uso de maquinaria adecuada. Esto depende de la planta, por ejemplo, la lavanda puede ser cortada mecánicamente, pero las rosas deben ser cortadas a mano.

Los aceites esenciales pueden ser obtenidos a partir de diferentes métodos de extracción, dependiendo de la planta y la parte de ésta a destilar. Los principales métodos de extracción son la destilación al vapor y prensión en frío.

El valor de un aceite esencial es usualmente proporcional a la cantidad de aceites presente en la planta. Digo, “usualmente” ya que el precio de un aceite esencial no depende sólo de éste factor, si no, de varios otros, como: la oferta-demanda, país, método de extracción, certificaciones (orgánico, por ejemplo), disponibilidad, entre otros.

El proceso de extracción del aceite esencial es, usualmente, realizado el mismo día de cosecha para minimizar pérdidas por evaporación. Esto no es importante para materiales duros como madera, semillas o raíces.

¿Por qué es importante saber todo esto? Bueno, para valorar y cuidar nuestros aceites esenciales. Al ser productos naturales, el camino recorrido para que podamos obtener esas gotas que agregaremos a nuestra receta, es largo y requiere de mucho material aromático, tiempo, recursos, cuidado y paciencia por lo que es importante ser responsables y no desperdiciarlos. Usar lo mínimo posible (en el caso de los aceites esenciales, menos es más), guardarlos de forma apropiada para evitar o atrasar su oxidación y adquirir sólo aquellos que vayamos a utilizar (no para “coleccionar”). Todo esto por una aromaterapia sustentable.