Aceites vegetales, aceites esenciales y aceites macerados

Para quienes comienzan en el mundo de la cosmética natural y aromaterapia, muchas veces puede ser confuso encontrarse con diferentes ingredientes que suenan igual. De la pequeña lista que aparece en el título, todos estos ingredientes poseen diferencias bastante importantes, pero en sus nombres todos llevan la palabra aceite por lo que es confuso. Entonces, mejor veamos qué significa cada uno de estos nombres y sus diferencias:

Aceites Vegetales

También llamados aceites portadores en aromaterapia, ya que se utilizan para diluir o portar los aceites esenciales para ser aplicados sobre la piel de forma segura. Los aceites vegetales son extraídos principalmente de semillas por prensión en frío. Los aceites vegetales no son volátiles, son grasos, son comestibles (hay algunas versiones de éstos que no lo son), no concentrados por lo que pueden ser utilizados puros tanto en alimentación como en cosmética y muy utilizados por sus propiedades protectoras. Poseen una corta vida útil, deben ser almacenados en envases oscuros, lejos del calor, luz y humedad.

Están compuestos principalmente de lípidos. Proveen energía y nutrición tanto a nivel alimenticio como cosmético.

Encontramos aceites vegetales de oliva, almendras dulces, maravilla, nuez de damasco, rosa mosqueta, sésamo, maní, entre muchos otros.

Aceites Esenciales

Son extraídos principalmente a través de destilación al vapor o expresión en frío de diversas partes de plantas aromáticas, como flores, hierba, resina, raíz, semilla, rizoma, fruto, tallos, madera, hojas o corteza. No se pueden utilizar puros directamente sobre la piel por lo que necesitan ser diluidos, principalmente en algún aceite vegetal o portador. Los aceites esenciales son volátiles, no grasos, altamente concentrados, químicamente complejos y utilizados en aromaterapia y cosmética natural por sus diversas propiedades. Su duración es entre 1  y 5 años, dependiendo del aceite esencial. Incluso existen algunos que pueden durar más años, o incluso, que no caducan. Deben ser almacenados en envases oscuros, lejos del calor, luz y humedad.

Son liposolubles, no se diluyen en agua. No poseen características nutricionales, pero si excelentes y potentes propiedades que nos afectan tanto física, mental y psicológicamente.

Se obtienen aceites esenciales de lavanda, limón, sándalo, incienso, jengibre, naranja, rosa, canela, entre muchos otros.

Aceites Macerados

Son obtenidos a través de la maceración de alguna planta en un aceite vegetal. Sumergir el material vegetal en un aceite transfiere las propiedades curativas, aroma y color a dicho aceite vegetal. Se infunden sólo los componentes liposolubles de la planta al aceite. Dependiendo del tipo de macerado, el aceite obtenido puede ser utilizado sin diluir, o con alguna dilución segura.

Ejemplos de aceites macerados son caléndula, árnica, monoi o hipérico, entre otros.